6.5
Nuestro veredicto total "Bueno"

 

BOLU2 DEATH - Dualitas

 

Artista: Bolu2 Death (Huelva) · Album: Dualĭtas · Sello: Necromance Records · Estilo: Metalcore / Electronic / Nu-metal / Djent · Salida:  13 de Enero 2016

 

 

 

A principios de 2014, indagando por el mar nacional de nuestro panorama metalero, llegaba a mis oidos esta peculiar banda procedente desde las occidentales tierras onubenses; su particular propuesta denominada por ellos como flamencore me cayó en gracia y me hice con los dos discos que tenían hasta la fecha, Aviate (2011) y Mastica Tus Dientes (2013); y efectivamente, lo de flamencore era cierto, pero iba más allá, su estilo encerraba algo más, tenía partes que podrían denominarse core, claro está, e introducían partes de flamenco, pero además, sonaba un cierto regusto a ese nu-metal de la vieja escuela, con sus guitarras machaconas y entrecortadas, un bajo grave que marcaba el ritmo a más no poder y algunas estrofas rapeadas por los cantantes; además incluían algunos toques de electrónica. Con cada disco han ido evolucionando, tanto en la producción como manteniendo ese estilo particular, en el que, por ejemplo, el flamenco ha ido disminuyendo y la electrónica ha ido cada vez cobrando más importancia. Así hasta llegar hasta este Dualĭtas, su tercer album, para el que han fichado por Necromance Records para su distribución y que ha sido grabado en The End Studios, mezclado y masterizado por Alex Cappa en sus The Metal Factory Studios, lo que hace destacar una buena producción.

Como ya he mencionado, la evolución de Bolu2 Death ha sido clara, tanto en su sonido como en los componentes de la banda, siendo 6 componentes en sus comienzos, hasta quedar en 4 a día de hoy, donde, por ejemplo, su cantante, Mario Lérida, al principio era guitarra y segunda voz, y actualmente es la única voz principal. En cuanto al sonido, sigue manteniendo para mi ese fondo numetalero machacón del que antes hacia mención, pero actualizado, sonando algo más fresco, con unos toques muy djent en algunas partes que añade esa frescura a la que me refiero.

Comienzan con Rebirth, una intro que comienza con estilo arabesco flamenco en la voz, que inmediatamente nos da una declaración de intenciones e irrumpe un guitarreo muy djent que da paso a This World, cantado íntegramente en ingles, donde Mario hace un despliegue de sus cambios de guturales a melódicos bastante competente (y a lo largo de todo el disco), y ese comienzo de guitarras numetalero, que va apareciendo durante el estribillo. Continua con Ahora Mando Yo, donde empieza con una base electronica (que seguirá de fondo en las partes de estribillo) para arremeter enseguida a golpe de guitarra, bajo y batería, aquí es uno de los temas donde Mario ha optado por mezclar castellano e ingles a partes iguales; la siguiente es la que da título al disco, Dualĭtas, tema enérgico aunque no parezca que comience así y que en algunas partes se llega a acercar al deathcore. Con #Shit, la cosa se vuelve mas cercana al hardcore/metalcore y tiene muy mala hostia hasta el final. Es en el epicentro del Lp, con Eternidad, donde pueden hacernos creer que es el momento de la balada de turno, pero que no os confunda, es un tema en el que es la calma la que precede a la tempestad, repartiendo a partes iguales lo melódico y lo brutal; el que fue elegido como primer single, con videoclip incluido, Jugando A Ser Dios, es una apuesta robusta e intensa, con esa base electronica que le da un toque oscuro de fondo. Y bueno, llegamos al tema WTF!, porque en cada disco que he escuchado de ellos hay alguno: al principio me hacen gracia, después me cansan y los odio, luego digo bueno…, tiene su qué… Dance-Core Party comienza con una base, que, me digas lo que me digas, para mi es bakalao noventero al máximo y es cuando sueltas ese WTF!, pero, al escuchar la letra y, sobre todo, el estribillo (Es el momento, ya no hay mas, esta puta fiesta no va a acabar, me sangran los oídos, abro mis sentidos, ya no quiero parar), puedes entender muchas cosas y bueno, las partes metaleras hacen mas llevadero el viaje e incluso hay un pequeño acercamiento al dubstep a mitad que no me desagrada. En Ups & Downs, la cosa se suaviza y se pone a medio gas, las guitarras son acústicas y la electronica pasa a tener más protagonismo, Mario hace alarde de su melódica voz en los coros, desgarrándola un pelín en ciertas partes. Y si echábais de menos el flamencore, en Hasta Fallecer es donde podéis recuperarlo, con su comienzo de guitarra flamenca y la voz de Mario cantando por bulerías, aunque eso dura poco (sólo se recupera durante el estribillo y en una pequeña parte en mitad) ya que enseguida descargan toda su brutalidad; aunque mas que flamencore, podría definirse como flamencodjent, o nuflamencometal, puestos a elegir… Estamos ya casi en el final, y de nuevo con Love Song, vuelve el protagonismo de la electrónica, iniciándose con una base para romper las suelas en la pista de baile, que queda irrumpida con la fuerza instrumental a la que ya nos tienen acostumbrados, solo llegando a tomar más protagonismo en ciertas partes. Y si tienen una love song, por qué no van a tener una Hate Song; el tema final viene sin contemplación alguna para despedirse dejándote un buen sabor de boca, trallero y oscuro, seguro que no te dejará indiferente.

En resumen, como pros, aparte de la buena producción, cabe destacar la madurez de la banda y la buena evolución que han tenido, tienen un sonido muy solido y para mi, este es su mejor album hasta la fecha. En contra se puede decir que, quizás suene un poco monótona la parte instrumental y acabe cansando un poco, junto con el cambio y mezcla de las letras entre el castellano y el ingles, que, puede que para algunos sea demasiado batiburrillo, cosa que a mi tampoco me choca mucho; además, puede que para los mas puristas, la mezcla de flamenco (aunque en este disco tampoco abusen demasiado de ella), electrónica y metal les llegue a convencer mucho.