6
Nuestro veredicto total "Bueno"

BMTH - Sempiternal· Artista: Bring Me The Horizon (Yorkshire, Reino Unido) · Album: Sempiternal · Sello: Sony Music/RCA Records/Epitaph Records · Estilo: Deathcore/Metalcore · Salida: 1 de abril de 2013

Queridos todos, el equipo de Grito Sonoro llevaba tiempo deseando realizar esta crítica, puesto que tenemos entre manos el álbum de una de las bandas favoritas de la peña. Los británicos se ganaron nuestro corazón en la gira que dieron con Machine Head para presentar su Unto The Locust, acompañados de un Def Zafaracebatinesco” y con entrante de Darkest Hour…vamos una señora gira de la muelte “jeadbanjera”. Pero ya era por todos conocido el trallazo metalcore “Suicide Season” de 2008, una auténtica maravilla, parecen “hooligans pasaos de tó” pero que por la mañana se levantan temprano de resaca para ir al museo del Prado (es metalcore macarra que sabe a buen gusto).  Bueno, a lo que vamos.

Sempiternal nos lleva un sabor agridulce a la boca. No se si eran demasiadas espectativas, o como pasa muchas veces la escucha irá ganando neuronas, pero es que llevo más de 20 escuchas ya y me quedo con lo siguiente:

Iniciamos el disco con un rollo electrónico a medio paso entre Linkin Park y Skrillex tocando la batería, es Can You Feel My Heart, con una atmósfera que si que nos recuerda más a su álbum predecesor “There is A Hell…”, se puede aceptar como una intro si no fuera por sus 3,48 minutos. Oliver Skyes alcanza más tonalidades de lo esperado como se irá mostrando a lo largo de todo el trabajo, cosa que tambíen enriquece. The House of Wolves me parece un tema bueno, arrancando la moto al principio, con partes riff bastante potentes, un estribillo coreado y algo de los BMTH de la vieja escuela. Empire (Let Them Sing) sigue tambíen una pauta similar a cortes de su anterior álbum, el ambientalismo y los coros los aborda, la intención quizás les sobrecargue el tema y lo deja sin la chispa que muestran en muchas de sus canciones. Hacemos parada con uno de los temas que han escogido para presentar su álbum, Sleepwalkers, caracterizado por ser uno de los menos revolucionados del álbum, algo más atípico si cabe en los nuevos Bring Me, supongo que seleccionado para la gran masa. El enlace con Go to Hell, for Heavens Sake es bastante orgánico, presentando la mísma el gancho de los grandes, un buen estribillo, pero seguimos sin partirnos la crisma. Shadow Moses, fue una gran elección como primer single, pero no refleja los puntos flacos de Sempiternal. Se trata de un tema muy BMTH de los últimos tiempos con las partes hardcores y los headbangers chirriantes, acompañados de más estribillo moña…el tema me gustó, los que me dejaron más fríos son el puñado de canciones que lo rodean. Volvemos a levantar el pie del acelardor con un Oliver Skyes atípico, al igual que And The Snakes Start to Sing y Seen it All Before sacando movimientos que te pueden hacer recordar a los clásicos del pop de las islas, a mí personalmente ha habido toques que me han traído a la cabeza al mismísimo The Edge…la vertiente que han querído explotar estos chicos con este tipo de temas reivindica evolución pero puede que este no haya sido el camino que les dé lo que realmente se merecen. Todavía les quedaba algún pildorazo muy de su estilo, Antivist es uno de los temas más llamativos del disco sin lugar a duda, uno de mis favoritos, es metalcore con momentazos y subidones muy logrados. Continuamos con Crooked Young, consideradlo It Never Ends parte II, porque el juego de violines es calcado, con un final más enfocado a este instrumento y la plegaria de Mr. Skyes. Hospital for the Souls es otro de las baladas del disco, un Oliver susurrante alternando con agónicos gritos de deseperación que hacen que sea uno de los temas en los que más se luce. Nos quedan dos temitas para cerrar el álbum y ya se nos está haciendo pesado, Join The Club con base rockera y Deathbeds que como su propio nombre indica te dan ganas de morirte en la cama…

Personalmente un disco que no les hace justicia como banda, puede que un álbum de transición como en tantos grandes hemos visto, no solo del deathcore vive el hombre, pero no se le puede dar tanta gacha a un hombre con dientes y menos si se espera un chuletón de Avila…y la portada ya dicho de paso deja un poco que desear. No queremos quitar mérito a un disco muy bien realizado, esperemos que sólo se trate de un ligero traspiés y no la caída de una de las bandas con más futuro del metal de este siglo.