No era de extrañar que una de las giras del año propusiera desde un principio un evento en la sala grande de Apolo, sin duda “New Bermuda” y “M” no habían pasado indiferentes por los oídos de todos los metaleros del mundo. Tremenda sorpresa fue el cambio de escenario en último momento por parte de la organización, bajando al público a la hermana pequeña del teatro, La [2] de Apolo, que, a pesar de mi tremendo cariño a la mismo, en esta ocasión la incomodidad por la gran afluencia de gente se hizo notar con el paso del tiempo.

Myrkur

Myrkur

Iniciamos la noche con una precisión horaria digna del mismísimo Satanás, 20:30 se subía sobre el escenario la modelo y cantante Amalie Bruun, con un aspecto angelical para iniciar su recital con una melodía de teclado. Desde el público se notaba una frialdad que podría ser una mezcla entre la mala acogida por parte de los “blackers” más puristas a la estrategia de marketing realizada para el proyecto de los daneses con “M”, a quienes se les presentaba una dura batalla contra el público de Barcelona y que para mi gusto acabaron por romper el frío hielo de esos corazoncitos negros. El sonido y la progresión del concierto durante los escasos 50 minutos, y el porte de la cantante y su banda entre los que se encuentra Teloch, guitarra de Mayhem, fue in crescendo durante la velada. Tras la introducción instrumental se inicia la caña con “Hævnen”, segundo corte de su controvertido álbum debut M, y donde Amalie daba rienda suelta a su parte más black con el doble micrófono en forma de 2 ramas y con el que a veces era una niña mala y otras era una niña buena. Con “Onde børn” volvemos a la parte más comercial del grupo, paisajista como pocas. El desarrollo y la calidad del sonido jugaron a su favor, a pesar de la poca conjunción banda-público, observando al final una mayor afinidad gracias a su buen hacer sobre las tablas en temas como “Skøgen skulle dø”, y gracias a una muy buena ejecución por parte de los miembros de la banda. A pesar del buen sabor de boca, detalles como la mínima participación instrumental a la guitarra por parte de su frontwoman daba algún punto de razón a los reticentes a este tipo de productos enfocados a la venta. A pesar de ello, ojalá mis hijos pudieran acceder a algo comercial así en lugar de los cuarenta criminales. Para cerrar, realizaron un cover de BATHORY, “Song to Hall Up High”, dando paso a sus compañeros de gira.

Deafheaven

Deafheaven

El público se hacía notar respecto a lo que habían venido, querían ver a la banda que ha revolucionado el sonido black y ha acercado al público jipster a los sonidos más oscuros gracias a sus partes más post rock y shoegaze. La banda de San Francisco salía al escenario con “Brought to the Water”, el primer corte de su último trabajo New Bermuda. DEAFHEAVEN ha pasado en los últimos tres años gracias a sus últimos dos trabajos, “Sunbather” y el anteriormente citado, a ser una de las bandas más queridas por la prensa musical. George Clarke embutido en su camisa negra abotonada hasta el último y su característico flequillo, y Kerry McCoy como “lead guitar”, ambos miembros y fundadores de la banda, hicieron que la noche del miércoles se convirtiera en una fiesta del metal. Con un inicio algo irregular con el sonido no tardaron mucho en arreglar un volumen bajo y dar lugar a una ejecución durante todo el concierto impresionante. Continuaron con “Luna”, su segundo corte de “New Bermuda” para hacer con “Baby Blue”, una de las canciones más introspectivas atrevidas de este último trabajo, una atmósfera se densificaba y llegar a un clímax musical, entre otras cosas gracias a los movimientos pélvicos y dediles de George, y que en ocasiones nos hacía recordar a una mezcla de Clark Kent con Ricky Martin, aunque muy apartado de su música claro está. Es con “From the Kettle Onto the Coil” con el tema que llegamos al ecuador del concierto, corte que lanzaron en forma de single mientras esperábamos su último trabajo. Han sido cuatro temas que ocuparon más de 35 minutos, y no se nos ha hecho largo tampoco. “Come Back” y “Gifts for the Earth” completaban el álbum “New Bermuda” en su totalidad, de cara a tras un descanso de 2 minutos estallar y elevar a la muchachada con dos de sus más grandes temas de “Sunbather”, el mismo tema que da nombre al álbum, y por último la espectacular “Dream House”, con la que un público más que entregado se atrevió a hacer un poco de pogo y subir al escenario para surfear sobre la gente, abriendo la veda el mismo George.

Setlist:

  1. Brought to the Water
  2. Luna
  3. Baby Blue
  4. From the Kettle Onto the Coil
  5. Come Back
  6. Gifts for the Earth
  1. Sunbather
  2. Dream House

Una velada oscura, donde las sombras y los paisajes se juntaron para dejar una bonita huella en la pasada noche.