La noche comenzó a la hora prevista, a cargo de la banda DEAD SOUL, grupo sueco y vecinos de la banda principal que ofrecían un pop rock industrial con tintes blues, destacado gracias a la gran voz de su cantante Anders Landelius, quien me traía a la mente una fusión, como si Tom Waits y Joe Cocker hubieran apostado por un vientre de alquiler. Entre el resto de componentes estaba Niels Nielsen, productor de las obras de sus vecinos GHOST, mostrando su capacidad de arreglos traída al directo, y sobre todo, destacando una exquisita producción en su segundo álbum de DEAD SOUL “The Sheltering Sky”. Es de este trabajo de donde podemos destacar algún momento de lucidez vocal con “The Fool” o la que abre el disco “Until the Last Breath”, con esa base de rock industrial apta para los góticos fiesteros del siglo XXI.

No obstante si había algo que tendríamos que destacar de este evento es una puesta en escena bastante fría, como consecuencia de unos excesivos sonidos pregrabados y donde el trío, que estaba formado por dos guitarras y voz, y dos teclados con poco protagonismo y que eran los mismos guitarras quienes pasaban de vez en cuando por ahí, intentaban buscar una organicidad que no existía con tan poca chicha. Incluso se podían escuchar guitarras donde no las había, y eso en el público se hizo notar con algún asistente preguntando con gestos algo que podría traducirse como “¿dónde está la batería?”. Resumiendo, música producida con, por ahora, poca puesta en escena y que esperamos tengan en cuenta para siguientes giras.

Lo de GHOST es diferente. Da la impresión de que estás en una misa negra. Tenebroso, pero a la vez es precioso. Con 10 minutos sobre la hora prevista y tras una intro de 5 minutos, consistente en el tema de “Eyes Wide Shout”, última obra del magnífico Kubrik, aparecen sobre el escenario de la Sala Apolo los “Nameless Ghouls” con su nueva indumentaria para esta gira, consistente en un traje túnica negro ceñido y unas máscaras sin boca color plata, que podía conseguir en su merchandise, y eso tentaba. Posteriormente bajo sus ropajes de sumo pontífice aparece en escena el Papa Emeritus III, para abrirnos el show con “Spirit” y “From the Pineacle to the Pit”, los dos primeros temas de su nuevo y tercer trabajo “Meliora”, el cual ha tenido bastante aceptación como mostraba el “sold out” y la variedad de gente que estaba en la sala.

GHOST

Los suecos nos dieron más de una muestra que no basan su show en los trajes, con una cantidad de temas de estribillos y auténticos himnos y, sobre todo, un buen hacer en el escenario que se traducía con una entrega total de los asistentes cantando de “pe a pa” cada letra, como pasó con los siguientes dos cortes, “Ritual” y “Con Clave Con Dio”, que forma parte de su primer álbum, el cual si tuviera que elegir entre los tres me quedo con éste. Continuaron el show con “Per Aspera Ad Inferi” y “Body and Blood”, temas que forman parte de “Infestissumam”, el álbum que les dio a conocer al amplio público. La cercanía del Papa Emeritus III se hizo más patente con su cambio de atuendo, pasando a un chaqué de dos piezas y quitándose el gorro papal. Esto dio rienda suelta a su locuaz ingenio, haciendo bromas sobre ir al famoso “Bagdad” (local porno famoso en la ciudad condal), interactuando con el público y animando en cada estribillo con sus movimientos de brazos cual maestro de orquesta, o momentos en el que nos presentaba a unas “hermanas” muy especiales que repartieron la sangre y el cuerpo del “anticristo” a los asistentes de primera fila, entre otras curiosidades de un show que puede dar mucho de sí si se lo proponen.

GHOST_2

Tras “Devil Church” como intro de “Cirice”, nos trajeron el tema de presentación de su último trabajo, caracterizado por un riff algo “doom” y como no, un estribillo arrollador (“I can feel the thunther that´s breaking in your heart, i can see through the scars inside you”) para acabar con un punteo clásico, pelos como escarpias. Al igual que con “Year Zero” y la invocación de todos los demonios por parte del gran público en coro (“Belial, Behemoth, Beelzebub, Asmodeus, Satanas, Lucifer”). Lo dicho, faltaban los pollos sin cabeza. Posteriormente tras la instrumental “Spöksonat” comenzó a sonar “He Is”, con su intro barroca y el buen hacer de un tema que mezcla el rock de los 70 tipo “The Mamas and The Papas” (no es coña), con unos riffs de guitarra del heavy clásico que pone los pelos de punta. Es con “Absolution” y “Mummy Dust” con lo que dan una vuelta de tuerca para traernos los sonidos más crudos de cara a un espectacular final digno de una misa negra con “Ghuleh/Zombie Queen” y su crust rock, para acabar con un bis espectacular y un orgasmo masivo en “Monstrance Clock” y ese “Come Together, Together as a One” en coro, y cerrar un evento que nos ha resultado imprescindible para terminar este año lleno de novedades musicales.

GHOST_3

La apuesta por GHOST va tomando forma y a nosotros nos huele a triunfo mediático y show con potencial, sin duda si vuelven, repetiremos.