GojiraExisten ciertas curiosidades en el mundo del rock y el metal, una de ellas es que muchas de las mejores bandas estaban formadas por hermanos. Así podemos acordarnos de los hermanos Young (AC/DC), Darrell y Vinnie Paul Abbott (Pantera), Igor y Max Cavalera (Sepultura)…y si os ponéis a rebuscar en vuestro machacados cerebros metaleros seguro que podéis rescatar algunos sisters and brothers más. Lo que me da que pensar si la genética tendrá algo que ver con tanta maravilla musical.

Los hermanos Duplantier, Joe y Mario, procedentes de la francesa ciudad de Bayona, me los imagino aplastando los croissants del desayuno con sus puños en su más tierna infancia, haciendo honor a su gran último álbum, mientras se gestaba el futuro de una de las bandas que más están pegando de los últimos y escasos de creatividad años del Death Metal.

En la Sala 2 de Razzmatazz el pasado lunes 29 de abril tuvimos la oportunidad de disfrutar de el poderío arrollador de Gojira, los cuales decidieron realizar sus últimos conciertos de la Gira de su último disco L’Enfant Sauvage, en Barcelona. Y es que desde la gira de In Flames de A Sense Of Purpose en la que siendo unos teloneros de lujo dejaron boquiabiertos a la gente que gusta de el metal más accesible de los de Goteborg (sobre todo en sus últimos trabajos) se dieron ampliamente a conocer. Desde entonces muchos fans han ido creciendo bajo las piedras y deseaban un gira  por nuestras tierras para mostrarnos todo lo que mejor saben hacer. Y así fue.

Sin duda alguna la decisión de uno u otro telonero puede sorprender, como fue en el caso de Hypno5e, desde Montpellier, los cuales nos trajeron una música difícil de definir. Temas largos con toques atmosféricos variando desde las partes más duras donde nos recordaban a los mismos Gojira, pasando por toques metal progresivo, partes acústicas… y todavía no ha acabado el tema. Por citar algunas bandas a las que me pueden recordar tenemos a Gojira, Oceans Of Sadness, Anathema, Dream Theater. Realmente me sorprendieron gratamente aunque quizás lograr entender sus piezas musicales como temas independientes no es su fuerte, siendo una estructura totalmente caótica y con altibajos demasiado zanjantes. Pero en la música todo vale, y creo que hemos podido escuchar algo potencialmente bastante bueno. Por poner algún contrapunto más, la voz de su cantante Emmanuel Jessua no llama mucho la atención, y quizás aunque en los temas del disco lo de poner una voz magnetofónica tipo voz en off tenga su punto en directo era excesivo la de veces que sonaba. Pasemos a la fase 2.

Quince minutos sobre la hora señalada Gojira hacía su aparición, y como ha venido siendo habitual y esperable a su vez, Explosia nos hacía lo propio en la cara. La calidad de esta banda en Gojiradirecto les ha hecho muy grandes y desde su primera canción sabíamos que íbamos a disfrutar de un gran espectáculo. No basaron todo su concierto en la presentación de su último trabajo, siendo los siguientes temas en interpretar parte de From Mars To Sirius, su Flying Whales, Backbone y The Heaviest Matter Of The Universe. Volvieron con su “Niño Salvaje” para traernos el tema que le da nombre y con el que nos presentaron esta gran obra maestra del Death Metal de nuestro tiempo, L’Enfant Sauvage, uno de los temas más aclamados, aunque esto es difícil de interpretarlo como tal ya que fue un espectáculo donde no sobraba ninguna pieza. Liquid Fire, su último single, hizo las delicias de la sala, y dio paso a temas de su primer y enorme The Link: Remembrance y Wisdom Comes.  Y cuando empezábamos a preguntarnos por The Way Of Flesh, Oroborus estalla en nuestros oídos y la sala arde. Hay que respirar, y los hermanos Duplantier lo hacen de una curiosa manera. El sólo de bateria no puede faltar, ya que Mario es considerado sin duda uno delo mejores baterías del momento, deliciosamente rítmico. Y posteriormente se produjo la anécdota de la noche, y es que Mario y Joe decidieron cambiarse los papeles, cogiendo las baquetas Joe y Mario a la guitarra, para interpretar un tema del que no tenemos mucha constancia de su origen, pero no era de ninguno de sus álbumes. Sorprendente la voz gutural de Mario, mientras Joe aporreaba tímidamente el amasijo en el que su hermano se siente como en casa. Vuelta al ruedo con The Axe y Toxic Garbage Island para hacer lo que sería su primer “bis”, tras escasos 2 minutos no se hicieron de rogar para ofrecernos la fabulosa Vacuity, uno de sus temas estrella sin duda de ese enorme The Way Of Flesh. Y tras otra parada iniciaron de una manera épica The Gift of Guilt,  preciosismo atmosférico que estalla para acabar con una noche memorable y uno dels conciertos del año.

No hay pegas, la gente esta encantada del espectáculo que acaban de ver y deseando que vuelvan pronto. Con éstos hermanos tenemos mucho que recorrer en el mundo del metal del siglo XXI, GOJIRA aplastó Barcelona y estamos orgullosos de haber sufrido su furia.