Por fin estrenamos nuestra deseada página, y que mejor forma de hacerlo, por mi parte, que con la crónica de la visita de los de Birmingham a nuestra capital del sureste. Cierto es, que ya han pasado unas semanas desde que fue la velada (concretamente 3), pero mi intención era publicarla para el estreno de Grito Sonoro, y por diversos motivos la cosa se ha retrasado un poco. Pero bueno, vayamos al grano. 

Siendo la décima actuación por territorio patrio, y aun quedándoles dos para finalizar su gira, Mark “Barney” Greenway, Mitch Harris, Danny Herrera y Shane Embury, aterrizaban por nuestra desértica provincia, de la mano de Hecatombe Records y A Day Of Darkness, siendo la tercera fecha para Andalucía. Junto a ellos, participarían los locales Onomasy, Destino/Entierro desde Tarragona, y los maños Velocidad Absurda, que, por desgracia, a pocos días del concierto, se caían del cartel. 

Abrían la noche los ejidenses Onomasy, actuación que por desgracia me perdí, ya que siempre ha sido un placer y honor verlos en directo. Por lo que me han contado, y también he leído, no disfrutaron de su mejor actuación, ya que desde principio a fin tuvieron bastantes problemas con el sonido, que fue demasiado alto y con unos continuos acoples, que la banda tuvo que superar saliendo del paso como buenamente pudo, a pesar de una discusión que hubo entre el cantante y el técnico de monitores, la cual fue escuchada por el poco público que había hasta el momento, lo cual hizo que la actuación desluciese más todavía. Es cierto que esa discusión sobró totalmente, y más, que fuese compartida con el público, pero también es cierto que hay que ponerse en la piel del que lo sufre, y si un músico no se encuentra cómodo encima del escenario por problemas ajenos a él, pues apaga y vámonos. Desde aquí, queremos dar todo nuestro apoyo a esta joven banda, y decirles que de los errores y problemas se aprende, y que esto solo ha sido un pequeño bache en su trayectoria y no debe achantarlos. 

Fotografia: Himar P. Mingarro

Fotografía: Himar P. Mingarro

Mi entrada a la sala fue justo después de esta truncada actuación de Onomasy, para poder ver a los siguientes en lista, los catalanes Destino/Entierro. Estos chicos tienen ya sus tablas, ya que proceden de diversas bandas de la escena como Freakhate, Memest, Between The Frost o Lux Divina. Nunca los había escuchado, pero me sorprendieron gratamente, desatando su Doom/Death Metal brutal y pesado, alternándolo con unos tintes más punk/death’n’roll que me hacían recordar a Entombed, pero con un estilo propio; deleitaron al público con seis temas de los que formarán parte de su próxima edición con Hecatombe Records, dos temas de su maqueta Rehearsal Works, cerrando con una genial versión de Sodom; como puntualización, las dedicatorias a su fallecido amigo Alberto, y a Pedro de Hecatombe, detalles que engrandecen más a estos chicos; profesionalidad y buenas tablas, con algunas dosis de humor, son adjetivos que definen a esta banda a tener muy en cuenta.

      Fotografías: Himar P. Mingarro

Fotografía: Himar P. Mingarro

Fotografía: Himar P. Mingarro

Pasaban ya pocos minutos de las 23:00 h., y aparecían en escena el 80% de los Napalm Death, desde los que salían los primeros acordes de Circumspect, intro de su último largo Utilitarian, para en pocos segundos aterrizar Mr. Greenway sobre el “tablao”, y descargar sus gestos y ademanes dignos de un frenopático, comenzando su set con Erros In The Signals, del ya mencionado Utilitarian, y deleitando a un público bastante más concurrido que al principio, con su derroche de energía grind habitual, a lo largo de poco más de 70 minutos, centrándose sobre todo en su último disco, con temas como Everyday Pox, Silence Is Deafening o The Wolf I Feed, apisonando nuestros oídos con su brutal puesta en escena, pasando por Suffer the Children, Nazi Punks Fuck Off, Scum, Life, The Kill, You Suffer, Siege Of Power, Harmony Corruption o From Enslavement To Obliteration, algunos de ellos ya clásicos para muchos de nosotros. Sin duda alguna, una noche difícil de olvidar, a pesar del sonido al que nos tiene acostumbrado esta sala, pero que sonó bastante bien a pesar de todo, destacando las dotes de “perfecto español con acento guiri” de Mike Barney Greenway, para su ya conocido mensaje anti-racista/fascista, y su conexión con el público, gracias a esto y su despliegue sonoro por supuesto; como siempre, los de Birmingham están en plena forma y no defraudan a nadie, así que… Long Live Napalm Death!!!

Napalm Death_02 Napalm Death_03 Napalm Death_04 Fotografías: Himar P. Mingarro

  Napalm Death_05 Napalm Death_06 Fotografías: Himar P. Mingarro

Fotografía: Himar P. Mingarro

Fotografía: Himar P. Mingarro

Podeis ver el resto de fotografías del concierto en Flickr.